Los fríjoles son un alimento muy tradicional en nuestra mesa y aunque en Colombia los consumimos principalmente en frijoladas o en la bandeja paisa, la verdad es que existen muchas otras maneras de disfrutarlos en diferentes recetas.

Mira aquí cómo preparar una deliciosas quesadillas con frijol pinto

A continuación, te daremos unos prácticos consejos para preparar tus fríjoles sin importar cuál sea tu receta.

Primero que todo examina los fríjoles y desecha cualquier partícula extraña o aquellos granos que estén descoloridos o marchitos.

Déjalos en remojo desde la noche anterior preferiblemente. Al día siguiente, cuando vayas a cocinarlos, enjuaga los fríjoles con agua y luego drena; ponlos en una olla grande y agrega agua fresca para cubrirlos.

Calienta los fríjoles y el agua hasta que hiervan, luego baje la temperatura a fuego a bajo y tapa la olla. Como los fríjoles absorben agua, es probable que necesites agregar más agua durante la cocción.

Lee también: 5 buenas razones para comer fríjoles

Cómo preparar fríjoles – Aprende con SaborUSA

Si deseas agregar condimentos a tus fríjoles hazlo mientras se cocinan. La sal, en cambio, es mejor agregársela al final porque puede endurecer el grano y prolongar los tiempos de cocción.

Cuando los fríjoles estén blandos pero firmes, ya están listos para comer. Ten en cuenta que en la olla de presión el tiempo de cocción será mucho más corto.

Esta preparación no excluye ningún ingrediente que quieras agregarle a tus fríjoles dependiendo de la receta.

El microondas está bien para recalentar tus fríjoles cocidos, pero no se recomienda para calentarlos durante el proceso de remojo o para cocinarlos.

Sigue estas recomendaciones de preparación y disfruta del sabor y los beneficios de los fríjoles en tu mesa.

Mira aquí cómo preparar un suculento tabule de fríjol americano

Recuerda que en Colombia conseguimos fríjoles de excelente calidad de los Estados Unidos en las variedades light red kidney bean (similar al Zaragoza), canberry (el equivalente al cargamanto blanco), pintos, small red (parecido al radical), dark red kidney bean (el equivalente al fríjol sangre de toro), navy (similar al blanquillo) black (parecido al caraota) y G Northern que también es similar al blanquillo, pero más grande. Estos fríjoles los encuentras en supermercados de cadena, centrales de abastos y hasta tiendas de barrio.