Pasa con el pimiento chile que, dicen, obtuvo su nombre de un país sudamericano, cuando realmente proviene de los Aztecas, pasa con el frío que, dicen, causa resfriados, cuando en realidad es un virus el responsable, lo mismo pasa con la inocente carne de res, a la que le han creado más chismes que a la realeza.

Es por esto que hoy hemos encargado a los paparazzi de los alimentos, que abundan en la red, para aclarar algunos de los mitos acerca de esta reconocida proteína.

Mitos de carne de res | SaborUSA

Contrario a lo que algunos pueden pensar, la carne de res, además de alegrarnos la existencia, no implica un riesgo para la salud, sino que, por el contrario, representa múltiples beneficios.

La presencia de mioglobina en los tejidos, el alto nivel de proteínas, así como grasas y carbohidratos, que aporta cada porción de carne sugerida (entre 50 y 175 gramos),  favorece el funcionamiento adecuado del organismo.

Los micronutrientes de la carne ayudan a mantener un metabolismo sano. Los aminoácidos, vitaminas (A, B12, B6, C, D) y minerales (hierro, magnesio, zinc, sodio, potasio, fósforo y manganeso), por su parte, contribuyen a la fabricación y reparación de tejidos. Los ácidos grasos colaboran en la eliminación de grasas dañinas y son fuentes importantes de colágeno.

Mitos carne de Res |SaborUSA

Los nutricionistas sugieren que una persona sedentaria necesita 0.8 gramos de carne roja por cada kilogramo de peso corporal, con lo que se puede suplir hasta el 35% de las necesidades calóricas diarias.

En cuanto a aquellas personas que son más activas, las carnes rojas son sus mejores aliadas para elevar el rendimiento metabólico, generar masa muscular o recuperarla después de entrenamientos.

Ahora, si hablamos de las grasas naturales en la carne vacuna, la porción sugerida contiene 5.2 gramos, de los cuales un tercio corresponde al ácido esteárico, también presente en el chocolate, que no está demostrado que aumente los niveles de colesterol, ni la presión arterial. 

¿No es maravilloso?

Mitos carne de Res | SaborUSA

Ya puedes encontrar la marca Certified Angus Beef, una de las mejores carnes de res angus🇺🇸, en Colombia. ¿Estás [email protected] para probarla?

Sigamos derribando mitos:

En algunos hogares se ha arraigado la creencia de que la carne congelada es “vieja” o de menor calidad. Todo lo contrario, se trata de carne fresca que se ha congelado bajo moderna tecnología para avalar su inocuidad y preservar su calidad.

Existen tres maneras de encontrar el producto en puntos de venta:

  1. “Caliente” o a temperatura ambiente
  2. Refrigerada
  3. Congelada

Esta última permite comercializarla, transportarla y almacenarla hasta por un año después de que sale de la planta de sacrificio. No obstante, es crucial mantener la cadena de frío, para que no sufra cambios de temperatura desde la salida de la planta hasta tu casa.

¿Por qué es tan segura la carne congelada?

Las temperaturas bajo cero impiden que las bacterias perjudiciales, que se multiplican en ambientes cálidos, se reproduzcan en el alimento.

¿Cuál es la diferencia entre carne de res congelada y  carne de res refrigerada?

Aunque se encuentran en estados distintos, es crucial ser consistentes con la cadena de frío: una temperatura igual o inferior a los -5 °C en congelación y, alrededor de los 2°C en refrigeración.

Si bien, conservar la cadena de frío es responsabilidad del productor, del transportador y del comerciante, también lo es del cliente final.

Cuando compres carne de res, lo primero que debes considerar es hacerlo en un lugar de confianza que te garantice óptimas condiciones de higiene, calidad y servicio.

Segundo, es esencial contemplar el momento de consumo para así escoger entre carne refrigerada y congelada.

Si vas a prepararla el mismo día o al siguiente, cómprala refrigerada; si  se requiere para 3 días, o más, elige congelada.

Mitos carne de Res

Ten en cuenta que una carne descongelada jamás debe llevarse de nuevo al congelador. La clave es descongelar de manera adecuada para  garantizar que se conserve.  Olvídate de usar el microondas, ponerla bajo el chorro del agua o sumergirla en agua caliente. La mejor alternativa es pasar la carne del congelador al refrigerador, 24 horas antes de su cocción.

Tercero: cuando estés comprando varias cosas, siempre deja la carne para el final  y, así evitar que pase el menor tiempo posible fuera de la nevera. Otra opción es usar una bolsa térmica para transportarla de la tienda a tu hogar.

Ten la seguridad de que si sigues estos tres pasos, no solo tendrás en tu mesa un alimento lleno de sabor, sino que podrás disfrutar de todos sus atributos y de los altos estándares con los que las carnes de alta calidad han sido producidas.

Mitos carne de Res

¿Quieres saber dónde comprar carne  de res 🇺🇸 con el sello de calidad de USDA, en Colombia?

¿Cómo asegurar que la carne sea óptima?

  1. Observa el color.  Debe ser rojo cereza brillante Si está empacada al vacío, puede adquirir un tono más oscuro, que, al descongelarse, debe recuperar. 
  2. Fíjate en que su aroma sea  agradable, no fuerte. 
  3. Sus fibras deben ser finas, ya que una carne muy fibrosa es dura. 
  4. Asegúrate de que contenga grasa intramuscular que  garantice su sabor y terneza. Esta grasa debe verse de color blanco; una tonalidad amarilla refleja que viene de un animal viejo, lo que significa dureza.

¿Dónde se puede encontrar carne de excelente calidad?

En Colombia se ofrece gran selección de carnes rojas. Muchas de ellas proceden de Estados Unidos, uno de los mayores productores globales en cantidad y calidad.

La carne estadounidense disponible  en nuestro comercio y a precios competitivos, es el resultado de 150 años de experiencia en producción cárnica tecnificada, lo que fomenta el  uso eficiente de recursos (suelo, agua, energía), menor emisión de gases de efecto invernadero, el bienestar animal a lo largo de la cría, engorde y transporte a las plantas de beneficio.

Opuesto a lo que afirman algunos grupos, para producir medio kilo de carne bovina, sólo se necesitan 1.1 kilos de maíz y soya. Casi una cuarta parte de lo que falsamente se denuncia, con la ventaja que el 90% de los granos utilizados no son aptos para el consumo humano.

Otro dato relevante es que el ganado vacuno es  solo responsable del  3.7% de todas las emisiones estadounidenses de los gases de efecto invernadero. 

Respecto al empleo de agua, vale la pena aclarar que para una libra de carne de res en EEUU, se requieren 308 galones de agua reciclada, mucho menos de los 24.000 galones que algunos enuncian.

Mitos carne de res | SaborUSA

Otro mito, es que para alimentar todo el hato bovino norteamericano se deben cultivar 40 millones de hectáreas de maíz. En realidad, del maíz cosechado en los Estados Unidos, solamente el 10% (3.2 millones de hectáreas) es destinado para su crianza.

Datos que se reflejan en las múltiples certificaciones que respaldan el cumplimiento de estos estándares, así como acreditan  el manejo meticuloso y aséptico durante el procesamiento de este valioso alimento.

Casi toda la exportación cárnica que nos llega de Estados Unidos es originaria del llamado Cinturón del Maíz, en el norte y centro del gigante norteamericano, conformada por los estados de Iowa, Minnesota, Wisconsin, Indiana, Illinois, Missouri, Nebraska y, considerada la región agrícola más productiva del mundo. 

Algunas de las zonas donde más pasta el ganado bovino en ese país corresponde a tierras donde es imposible sembrar y cosechar algún alimento vegetal.

En resumen, gracias a los altos niveles de eficiencia, responsabilidad ambiental y bienestar animal, hoy nuestro país y, otros 110 destinos en el mundo pueden disfrutar de una carne vacuna de características sin igual.

Mitos carne de res | SaborUSA

¿Quieres conocer más sobre la carne estadounidense y dónde puedes comprar los mejores cortes cerca de ti?