El hígado es, quizás, una de las vísceras de res que más ha desaparecido de nuestra dieta. Sin embargo, es probable que recuerdes que éste no podía faltar en tu mesa cuando estabas en la niñez. Madres y abuelas conocían muy bien todas sus propiedades nutricionales y lo incluían regularmente en el menú casero.

La carne de hígado de res es considerada como un súper alimento: es rica en proteínas, vitamina A, B y C; contiene minerales esenciales como el zinc, selenio, cobre, hierro y calcio, así como  Omega 3 y 6.

¿Quieres probar el hígado y otras exquisitas carnes🇺🇸? 👇

Prepara el hígado antes de cocinar

Te proponemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones para limpiar el hígado y eliminar su sabor fuerte :

  • Deja reposar el hígado en zumo de limón de 2 a 3 horas, así mejorará su textura y sabor. Además, la vitamina C que aporta este cítrico, mejora la absorción del hierro por parte de nuestro organismo. 
  • Sumerge el hígado en leche durante 2 o más horas. Luego, lávalo con agua y sécalo. De esta manera se neutraliza su sabor y se mantiene hidratado durante la cocción .

Nuestras sugerencias

Ahora que  el hígado está listo, puedes prepararlo. Nuestro consejo: cocínalo brevemente, si excedes el tiempo de cocción, se seca. ¡Manos a la obra!

Hígado encebollado

Una de las recetas más clásicas de esta víscera es el hígado encebollado. Para hacerlo necesitas 400 gramos de hígado de res en cubitos, una cebolla grande cortada en julianas, aceite de oliva, dos cucharadas de vino tinto, un manojito de perejil picado y una cucharada de mantequilla. Verás que es muy fácil de hacer: lleva los cubos de hígado a una sartén con aceite de oliva. Retíralos cuando estén bien dorados. Sofríe la cebolla  en la misma sartén; agrega sal, mantequilla, vino y perejil. Cuando la cebolla esté transparente, incorpora el hígado a la sartén y deja que se cocine por 20 minutos. Sirve con arroz blanco o puré de papa.

Lasaña de higaditos y champiñones

Cocina seis hojas de pasta para lasagna. Mientras tanto, derrite 50 gramos de mantequilla y añade 50 gramos de harina. Agrega poco a poco un litro de leche caliente. Cocina hasta que tengas una salsa bechamel bien fina; adiciona sal, pimienta negra y nuez moscada. Al mismo tiempo, pica una cebolla y sofríel;, incorpora 100 gramos de champiñones picados y 300 gramos de hígado de res en cubos; condimenta con sal y pimienta al gusto y sigue cocinando hasta que el hígado esté dorado. Coloca dos hojas de pasta en la base de una bandeja de horno. Extiende sobre la pasta la mitad del relleno. Tapa con otras dos hojas de pasta y distribuye  el relleno restante. Cubre con las dos últimas hojas, vierte la salsa bechamel sobre la pasta y esparce queso parmesano rallado. Gratina en el horno hasta que la superficie de la lasaña esté dorada.

Brocheta de hígado

Pica finamente una cebolla y un diente de ajo. Llévalos a una sartén con aceite y dóralos con una ramita de romero. Añade un pimentón cortado en cuadros y 400 gramos de hígado de res en cubos grandes. Deja que la carne se cocine. Agrega un tomate maduro pelado, sin semillas, picado finamente. Cuando todo esté listo, ensarta el hígado en brochetas intercalando con trozos de pimentóne. Sírvelo con su salsa y una buena cantidad de papas fritas.

Cazuela de hígado de res

Calienta una sartén con aceite, adiciona una libra de hígado cortado en láminas, y sofríe a fuego alto durante cinco minutos. Añade una taza de aceitunas negras y media taza de Jack Daniel´s  Tennessee Fire. Cocina cinco minutos más. Incorpora 125 gramos de queso crema y mezcla. Vierte la preparación en una cazuela para horno, espolvorea queso parmesano y gratina a 250ºC.

¿Sabías que en Colombia ya puedes disfrutar del hígado y otros excelentes cortes de carne de res🇺🇸, a sólo un clic de distancia?👇