Meses después de que comenzara la pandemia y, ante los cambios a los que nos vimos sometidos, a muchos se les prendió una luz de esperanza que hizo pensar que la humanidad estaba viviendo un “despertar”.

Así como empezaron a evidenciarse nuevos gestos de solidaridad, muchos se concientizaron de la importancia de vivir el presente y, otros fueron testigos, al darle tregua al caos del día a día, que la naturaleza volvía a “reclamar su lugar”.

Algunos dijeron que habían visto delfines nadando en Venecia.Otros, que a su balcón llegaron cóndores, y, aunque las noticias no fueran del todo ciertas, algo quedó en la cabeza:

¿El planeta nos querrá decir algo?

¿Ha llegado el momento de convertirnos en consumidores más responsables,  conscientes y cuidadosos de este hogar llamado “tierra”?

Por eso, si te has preguntado cómo puedes aportar un granito de arena al planeta, te tenemos buenas noticias:

Existe un alimento que desde mucho antes del COVID-19, se cultiva de manera sostenible, responsable y amigable con el medio ambiente. Se trata del polifacético, generoso y delicioso arroz.

Te contamos por qué:

Resulta que el compromiso de la industria arrocera de Estados Unidos con la sostenibilidad se remonta a generaciones, mucho antes de que se hiciera famoso el término.

Cerca del 85% de las 20 mil millones de libras de arroz, se cultiva en granjas familiares en Arkansas, California, Luisiana, Misisipi, Misuri y Texas, que son los principales estados productores.

Y, cuando el negocio es familiar, así como se heredan las canas, se heredan las buenas prácticas en la agricultura.

Déjanos contarte por qué el arroz estadounidense es amigable con el medio ambiente.

1. Por el uso y conservación del suelo

Los productores de arroz de EE. UU. conocen el valor de respetar la tierra que trabajan. Tienen claro que las prácticas de conservación ayudan a asegurar el futuro de las próximas generaciones.

¿Y, qué significa tener buenas prácticas de conservación?

Ejemplos de estas prácticas incluyen la producción de mayor cantidad de cultivos en menor cantidad de tierra y la labranza mínima, para proteger el suelo de la erosión y evitar pérdida de nutrientes.

2. Por la utilización  y calidad del agua

¿Alguna vez has visto los cultivos de arroz?

Es curioso. Parecen campos inundados que harían pensar que utilizan demasiada agua, cuando en realidad sólo requieren unos centímetros de profundidad.

De hecho,  los productores de arroz de EE. UU. emplean tecnología de precisión para controlar el gasto del agua, y registrar las condiciones climáticas, con lo cual se hace un uso más eficiente de este recurso.

Lo mejor de todo, es que cultivar arroz es como tener un sistema de filtración natural, pues contribuye a eliminar sedimentos y nutrientes,  produciendo agua más limpia cuando sale del campo.

3. Por el consumo de energía y la calidad del aire

Entre más eficiente sea la tecnología empleada, mayores beneficios hay para el planeta.

Los productores de arroz de EE. UU. emplean equipos agrícolas que, por el uso racional de  combustible, reducen la cantidad de agua bombeada a los campos de inundación.

De igual forma, la precisión a la hora de aplicar fertilizantes, permite menos pasadas por encima del campo, disminuyendo el uso de energía .

Un dato interesante es que se está utilizando la cáscara de arroz para transformarla en energía, reduciendo aún más las emisiones de gases de efecto invernadero.

4. Por el aporte a la biodiversidad

Un dato que nos encanta, es que los cultivos de arroz son de gran ayuda para el sustento de la vida de las aves acuáticas migratorias y muchos otros animales que hacen de los campos de arroz su hogar.

Cuando las aves acuáticas se alimentan con los residuos de grano que quedan después de la cosecha, favorecen el aumento de nutrientes en el suelo, contribuyen a la descomposición de la paja, reducen la presión de malezas e insectos, entre otras ventajas.

De acuerdo con Betsy Ward, Presidenta y Directora Ejecutiva de USA Rice, “los productores y molineros de arroz deben cumplir con miles de páginas de regulaciones federales y estatales que se aplican estrictamente. Esto, junto con el compromiso de la industria con la conservación, hacen que el arroz cultivado en EE. UU. sea el que se produce de manera más sostenible en el mundo “.

5. Por el apoyo a la economía y la creación de nuevos puestos de trabajo

¿Sabías que cuando hablamos de sostenibilidad, no solo hablamos de impacto ambiental?

Para que las buenas prácticas ambientales perduren, es muy importante que la operación de las granjas también sea económicamente sostenible.

Es por esto que varias organizaciones apoyan económicamente a las comunidades locales y contribuyen significativamente a mejorar su calidad de vida.

La industria del arroz de EE. UU., aporta más de $ 34 mil millones a la economía del país y proporciona empleo a más de 125,000 personas.

Sumado a esto, la industria del arroz en EE.UU tiene el privilegio de donar entre el 3 y el 5% de las exportaciones para ayuda alimentaria, de la mano de bancos de alimentos locales y programas de asistencia extranjera en todo el mundo.

Ahora que sabes todo esto, la próxima vez que pruebes un plato de arroz, no solo te quedarás con el delicioso sabor de un alimento versátil y lleno de nutrientes, sino también con el sabor inigualable de que podemos consumir alimentos sostenibles.

Por último, como es muy posible que hayas quedado con el antojo, recuerda que acá puedes encontrar deliciosas preparaciones con arroz:

¡Vamos por esas deliciosas recetas!

¿Te gustaría conocer algunas de nuestras marcas favoritas de arroz🇺🇸 ?